top of page

Jesse en Soqtapata

Jesse toma contacto conmigo por medio del celular, como lo hemos hecho con la familia Pilares en los últimos meses. No es peruano, pero su formación y vocación lo impulsan a querer descubrir e investigar la biodiversidad de Soqtapata. Su sinceridad me alcanza unas disculpas anticipadas por la lentitud para comprender y hablar español.


Se esfuerza para ser claro, me cuenta su función con maestría y empieza enumerando las herramientas que emplea para entender la naturaleza en su totalidad. «Tenemos cámaras trampa que estamos instalando (…) para entender la relación entre animales», me cuenta.


- ¿Cómo hacen para cubrir un área tan extensa como Soqtapata?

- Ja, ja, buena pregunta. Es difícil, es muy grande, ahora solo estamos usando una parte pequeña en el norte (...) Queremos ir más adentro, pero es muy peligroso y difícil por el camino.


Jesse sigue intentando responder con claridad y entenderme, por lo que me pide reformular la siguiente pregunta relacionada a las respuestas que ha conseguido por medio de sus investigaciones. «Muchos de los animales que hemos visto en las cámaras trampa tienen un rango de altitud muy distinto de donde suelen encontrarse. Es muy interesante.», responde ilusionado.


Al rato, pasa a contarme sobre la presencia del ave emblemática del Perú: el Gallito de las Rocas. «Hace unas semanas encontramos el lugar donde parece que se encuentran. Cada mañana, a las 5:30 a.m., hay más de cinco Gallitos registrados, posando para la cámara trampa que colocamos (...) y no hay ni una noche en la que no se presenten.»


Le formulo la siguiente pregunta, me pide repetirla, lo hago, esta vez se refiere a la relación entre los animales en Soqtapata, a lo que me responde sin dudas: «Siempre hay conexiones que son increíbles, otras que no entendemos aún (...) los animales siempre hacen algo para contribuir a la naturaleza», asegura.


7 views0 comments

Recent Posts

See All

Comments


bottom of page